Eres el visitante...

Datos personales

Mi foto
Zurda, rubia, pelo largo, ojos verdes, AMA el chocolate, ODIA el café. Vive en un mundo apartado del resto, cree que todo el mundo es bueno y la gente la piensa inocente. Le encantan los besos en el cuello y los guiños de ojo, y se enamora de la gente por su nariz. Le encanta pasar el tiempo con sus amigos y escuchar música, y sabe guardar cualquier secreto.
-Estamos hechos de la misma materia que los sueños...

sábado, 5 de mayo de 2012

La coincidencia no existe,

sólo la ilusión de la coincidencia.
Te has inventado un sustituto de la realidad porque eres incapaz de enfrentarte a nada.

Actos y naturalezas.


"Todos nuestros actos tienen consecuencias, en nuestra vida y en la de los demás."


Ni yo ni nadie puede obligarte a que hagas o a que no hagas algo. Pero si te alguien aconseja es por algo. No se trata de analizar las intenciones de los demás, tan sólo de ordenar tus prioridades y de dejar de ser tan egoísta. Somos el centro de nuestro propio mundo, pero nuestros actos no sólo nos afectan a nosotros. Por eso, haz lo que quieras, tomas las decisiones que creas, pero ten en cuenta que eres una onda expansiva. Eres el centro, pero hay millones de centros más. Vas a estar chocando siempre, pero podríamos hacerlo más fácil.

THOUGHT OF YOU.


¿A que no sabes dónde he estado hoy?


En tu cama. A mil kilómetros de mi vida.

Bienvenida otra vez (:


sábado, 7 de enero de 2012

La razón por la cual no hay barreras entre nosotros es porque tú las derribas fácilmente con una sonrisa(:

No me gusta nada quererte, porque no quiero darte tanta importancia; eres engreído y egocéntrico, no me necesitas para aumentar tu narcisismo. 
Además, ni siquiera se porque te quiero. Si lo pienso bien, soy capaz de decir más cosas negativas de ti, que positivas. Ahí voy:
Eres bipolar, me usas cuando quieres, eres un -y perdón por la expresión- calienta chochos, eres inmaduro, no sabes lo que quieres, intentas hacerte el héroe y no te das cuenta de que haces daño a los demás, te quieres hacer el misterioso, y das pena, eres rencoroso, y me pones muy nerviosa cuando me lames la cara.
Soy capaz de saber todo eso, y sin embargo...
Uf, no lo voy a decir.

lunes, 2 de enero de 2012

Te daré un consejo.

Te daré un consejo: Sonríe, son solo seis letras y unos pocos músculos que mover, tu sonrisa es una de las cosas que me ayuda a seguir, cuando sales a la calle con tus vaqueros y esa sonrisa que desentona con la de todo el mundo y a mi tanto me gusta. ¿Sabes que es lo que no me gusta? cuando cambias, cuando tu mirada se pierde y tu graciosa sonrisa desaparece de tu cara, se que la tristeza a veces puede contigo, pero.. las cosas son más fáciles con una sonrisa de por medio.



sábado, 24 de diciembre de 2011

Planeábamos un futuro juntos, sin saber que algún día te perdería...

j.

Yo no puedo darte lo que quieres porque soy errante, y mi cabeza gira locamente en sentido inverso al que lleva la orbita terrestre y eso me hace equivocarme una y otra vez.

Y tú, ¿para qué vives?

Nunca vivirás verdaderamente a no ser que encuentres el motivo por el que estás aquí, la razón por la que te levantas cada mañana. Ése es el sentido de la existencia y sólo tú puedes encontrarlo. ¿Para qué vives?

lunes, 5 de diciembre de 2011

La risa.

La risa es algo muy serio, ¿sabes? Es el disolvente universal de las preocupaciones. Cada vez que ríes desaparece un problema de tu cabeza.

lunes, 28 de noviembre de 2011

Te acabarás creyendo tu propia mentira.

Puedo creer que lo que más te gusta en el mundo sea joderme, está bien, puedo creerlo, puede que me odies. Puedo creer que tu sonrisa sea verdadera, ¿por qué no? Algo es verdadero si tú te lo crees, con eso basta. Puedo llegar a pensar que todo esto te importa una mierda, puedo hacerlo; lo hago, de hecho. Puedo creer que las cosas han cambiado, porque lo han hecho.
Pero lo que no puedo creer (lo que nunca voy a poder creer), es que todo esto te haga feliz.
Engañate a ti mismo, si eso es lo que quieres; al final, hasta tú te lo acabarás creyendo.





domingo, 27 de noviembre de 2011

I love you but i don't know what to do.

Contradicciones.

No es que no quiera acercarme a ti. 
Créeme, si pudiera, estaría todo el día pegada a ti, ¿entiendes? Pero no puedo. ¿Y sabes por qué? Porque sólo me quieres cuando no estoy contigo. Así que ya no te quiero. No te quiero nada, así que quiéreme mucho.

Dices que quieres morir por amor,

pero no sabes nada de la vida, ni sabes nada del amor.





QUIÉREME SI TE ATREVES.

El juego se había puesto en marcha de nuevo. Felicidad en estado puro, bruto, natural, volcánico, ¡qué gozada! Era lo mejor del mundo. Mejor que la droga, mejor que la heroína, mejor que el costo, coca, crack, chutes, porros, hachís, rayas, petas, hierba, marihuana, cannabis, canutos, anfetas, tripis, ácidos, LSD, ¡éxtasis! Mejor que el sexo, que una felación, que un 69, una orgía, una paja, el sexo tántrico, el kamasutra, las bolas chinas. Mejor que la nocilla y los batidos de plátano. Mejor que la trilogía de George Lucas, que la serie completa de los Teleñecos, que el fin del milenio. Mejor que los andares de Emma Pill, Mariel, la pitufina, Lara Croft, Naomi Campbell y que el lunar de Cindy Crawford. Mejor que la cara B de Abbey Road, que los solos de Hendrix. Mejor que el pequeño paso de Neil Amstrong sobre la luna, el Space Mountain, Papá Noel, la fortuna de Bill Gates, los tratos del Dalai Lama, las experiencias cercanas a la muerte, la resurrección de Lázaro. Todos los chutes de testosterona de Schwarzenegger, el colágeno de los labios de Pamela Anderson. Mejor que Woodstock y las rages más orgásmicas, mejor que los excesos del Marqués de Sade, Morrison y Castaneda. Mejor que la libetad, mejor que la vida.
QUIÉREME SI TE ATREVES.

Ya sabes.


-Cuando tengas un hueco para tratar de ser feliz, me llamas (;

Si juegas a que te extrañen,


TE ARRIESGAS A QUE TE OLVIDEN.


Te he querido mucho, y lo se porque me has hecho mucho daño. Qué forma más triste de medir las cosas, ¿no?

11, capicúa.

Tenemos una historia. Juntos.
No sé si es bonita o fea, ni si quiera se si tiene sentido. 
Quizá empezó la primera vez que te miré, o la primera vez que pensaste: "qué chica más rara".
Quizá empezó cuando no nos conocíamos. Cuando te vi por la calle y yo pensaba en el chico del 2º y tú en la chica de tu clase, pero nos miramos, y por un segundo yo dejé de pensar en el chico del 2º y tú en la chica de tu clase.
La primera vez que hablamos ni siquiera nos miramos a la cara:
-¿Me pasas mi chaqueta?
+Claro
-Gracias

Y la última vez que lo hicimos no pudimos despegar los ojos el uno del otro.
-¿Quedamos esta tarde?
+Claro
-Te quiero.

Tenemos una historia, juntos. A mi no se me ha olvidado cada pequeño detalle de ella. Aunque no espero que a ti te ocurra lo mismo.

+


La vida ya te va a dar patadas por si sola, no seas imbécil y te las des tú mismo.

tu me necesitas a tu manera, y yo de alguna manera también te necesito a ti.

jueves, 13 de octubre de 2011

tu vida.


-¿Qué tal tu vida?
+¿Mi vida? Ahora mismo no está aquí.

no importa donde huyas,


NO IMPORTA DÓNDE HUYAS, SIEMPRE ACABARÁS TROPEZANDO CONTIGO MISMO;

viernes, 16 de septiembre de 2011

Nada es para siempre,


ni si quiera los problemas.


domingo, 11 de septiembre de 2011

G.

Esas hormigas rojas asesinas que me devoran el estómago en vez de hacerme cosquillas cada vez que te veo.

sábado, 10 de septiembre de 2011

Amarte bien.

+¿Qué te pasa?
-No sé como decirtelo ...
+Intenta explicarlo ...
-Es dificil. Pero ... a ver ... Siéntate en el columpio, hazme caso, por favor. Solo así lo entenderás.
+Ya estoy en el columpio, ¿ahora que?
- Comienza a columpiarte, una vez cogido impulso cierra los ojos. ¿ Notas esas cosquillas en el estómago? A mí no me hace falta columpiarme para sentirlas. Las tengo cada vez que te veo, cada vez que me hablas, cada vez que oigo tu nombre ...
+Puf, no sé que decir.
-No, pero aún no acaba. ¡No abras los ojos, sigue cogiendo impulso! Ahora suelta una mano.
+¿Qué? ¿Quieres matarme?
-Hazme caso, confia en mí, suelta una mano.
+¡AAAHH!
-¿Lo has sentido? Parece que te vayas a caer, se te corta la respiración y se te acelera el corazón. Eso me pasa cada vez que te separas de mí, cada vez que te noto distante ...
+Pero ...
-No, no abras los ojos. No digas nada. Déjame impulsarte. Solo abre los ojos cuando estés arriba y mira al cielo, ¿vale? Uno, dos y ... ¡tres!
+¿Y esto? ¿Cuál es esta sensación?
-Solo contigo siento que toco el cielo, siento que vuelo, me siento en las nubes ...
+ ¿Tanto me quieres?
-Nunca, por nada del mundo, dejaría de columpiarme.

Sí, estoy sonriendo.

Pero no te preocupes, no volverás a ser el motivo.


0.





Quiero perderme.

Somos lo que nunca fuimos, lo que nunca seremos. Somos lo que siempre soñé, lo que nunca olvidé esperar. Lo somos... y sin embargo quiero perderme.